Fundación Arte e Historia Ferrer-Dalmau

Ana Núñez ha sido condecorada en 2023 con la Cruz de la Orden del Merito de la Guardia Civil con distintivo blanco. Granadina de nacimiento y de raíces asturianas, realizó la doble Licenciatura en Económicas y Administración de Empresas en Madrid, donde comenzó a desarrollar su perfil profesional como analista en Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación Terrorista. Tras un máster en Asuntos Internacionales por la Universidad Pontificia de Comillas, Ana ha pasado por el Centro de Análisis y Prospectiva de la Guardia Civil y ha escrito varios artículos sobre geopolítica como colaboradora del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Actualmente compagina su profesión como presidenta de la Asociación Benemeritvm, en la que desarrolla una labor vinculada al Servicio Cinológico de la Benemérita para encontrar un hogar a los perros que han prestado servicio dentro de la Institución. Para ella, todo este recorrido tanto a nivel profesional como altruista ha sido gracias a la “inmensa fortuna” de contar con excepcionales amigos y familiares a su lado. “Los grandes logros de una persona dependen generalmente de muchas manos, corazones y mentes”, una cita de Walter Elías Disney y que a Ana le encanta expresar.

Pregunta.- Ana, comenzamos… Benemeritvm, ¿cuál es su propósito?

Respuesta.- Benemeritvm se creó para tramitar la adopción de los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil que finalizan su etapa operativa dentro del Cuerpo. Son perros que han estado gran parte de su vida garantizando nuestra seguridad y les buscamos una familia que recompense tantos años de servicio.

Pregunta.- ¿Podrías explicarnos qué función tiene el Servicio Cinológico?

Respuesta.- Por supuesto; el Servicio Cinológico es el órgano responsable del adiestramiento del perro de trabajo en la Guardia Civil, actualmente lo integran unos 500 perros y 300 guías. Su función es dar apoyo a las distintas unidades operativas por todo el territorio nacional, cubriendo competencias territoriales como aeropuertos, puertos y control de carreteras. También labores de reconocimiento y seguridad de centros penitenciarios o edificios públicos.

Pregunta.- Velan por nuestra seguridad ¿con cuántas especialidades trabaja la Guardia Civil?

Respuesta.- Sí, su labor es imprescindible. Gracias a su olfato, ellos llegan donde el ser humano no puede; son realmente “agentes caninos” (sonríe). Me gusta ponerle el sustantivo “agente” porque para sus guías son compañeros con quienes pasan años trabajando. Las especialidades… son más de nueve, las principales la detección de drogas, la detección de explosivos y la de seguridad y rescate. Pero también se forman en la localización de restos biológicos y de cadáveres sumergidos, de cebos envenados, en la detección de papel moneda, de armas, de tabaco, de acelerantes del fuego e incluso contra el tráfico de marfil.

Pregunta.- Es un trabajo realmente asombroso. ¿Y qué ocurre cuando dejan de prestar servicio? ¿No se quedan con sus guías?

Respuesta.- Lo normal es que concluyan su servicio por edad, a partir de los ocho años, pero también pueden darse de baja de jovencitos por no reunir aptitudes para el trabajo, por cuestiones operativas o factores veterinarios. Cuando, por el motivo que sea, llega ese momento, si su guía no puede quedárselo, Benemeritvm activa el protocolo de adopción. Respecto a sus guías, muchos se quedan con su binomio, el vínculo entre ellos es muy especial; sin embargo, a veces sus condiciones no son las más idóneas. Ellos trabajan con varios perros operativos, habitualmente deben viajar y muchos ya tienen varios perros retirados en casa, es en estos casos cuando les ayudamos. Ellos quieren lo mejor para su perro y la alegría de verlo después disfrutando en familia es una gran tranquilidad.

Pregunta.- ¿Es difícil que estos perros se adapten a su nueva vida tras pertenecer a un Cuerpo militar?

Respuesta.- Su adaptación no es complicada… digamos que es particular, ya que la familia debe ser compatible con el carácter y necesidades del perro. Buscamos hacer un “match” entre perro y familia, siempre teniendo en cuenta que el perfil del animal es el que manda. No podemos olvidar que detrás de esa imagen idílica o simpática de los perros policiales que suele mostrarse en televisión, en la vida real se enfrentan a escenarios o condiciones difíciles para trabajar, arriesgan su vida en operaciones especiales, combaten el narcotráfico, intervienen en catástrofes.

Pregunta.- Y a ti, Ana, ¿qué vínculo te une? ¿Por qué decidiste crear la Asociación?

Respuesta.- Pues llevo muchos años familiarizada con la labor que realizan los perros de trabajo, lo que me ha permitido conocer el Servicio y a muchos compañeros en activo. Creo que realizan una labor encomiable y no siempre tan visible, pero la realidad es que ellos y sus tres perros están ahí afuera protegiéndonos cada día por tierra, mar y aire. Y… ¿cómo me lancé? Pues creo que las cosas realmente importantes son las que más rápido se deciden, precisamente son importantes por eso, porque no te las tienes que pensar mucho. Mis compañeros y yo nos pusimos en marcha de un día para otro. Lo teníamos claro. Y me refiero en plural porque hoy estoy hablando de Benemeritvm gracias a Raúl, Mariola, Nuria, América, Javier y Carmen.

Pregunta.- Raúl Jerónimo Ochovo, guía de perros en activo con una larga trayectoria. Con él y su perra Beltza has compartido esta sesión, ¿te gustaría hablarnos de ellos?

Respuesta.- Raúl es guardia civil desde hace más de 25 años. En 2008 fue seleccionado para realizar el curso de guías de perros de explosivos y se trasladó a Algeciras, donde estuvo trabajando dos años. Después de su primer destino decidió coger una vacante en la Escuela de Adiestramiento de Perros sita en El Pardo. Dentro del Servicio, aparte de su función operativa como guía de explosivos, Raúl se dedica a la preparación de decenas de perros que darán servicio en las distintas comandancias y a la detección de armas de fuego. En 2020 pasó destinado a la unidad de seguridad de la presidencia del Gobierno, donde actualmente presta servicio junto a su perra Mandy.

Pregunta.- Y esta belleza negra, Beltza… ¿ha trabajado durante muchos años?

Respuesta.- Sí, Beltza ha finalizado sus servicios recientemente, dentro de poco cumplirá los ocho años. Ha trabajado como detectora de explosivos. Un estrechamiento en el canal medular provocó que tuviera que darse de baja. Ahora continúa al lado de Raúl, pero antes de Beltza fue Mala, tiene doce años y también la tiene en casa. Y a Milo, un perro que significa mucho para él. De hecho, a Ochovo le gusta decir que el primer perro es algo parecido al primer amor de tu vida, te marca durante muchísimos años. Beltza guarda un gran parecido con él, ambos son pastores alemanes de color negro con una cara preciosa. De alguna forma, todos estos años trabajando juntos han sido una forma de tener presente siempre a Milo.

Pregunta.- Raúl, ¿de qué manera forma parte de este proyecto?

Respuesta.- Raúl es vital en la Asociación. Como especialista, aporta conocimientos imprescindibles para establecer un perfil del perro dado de baja y, por otro lado, siempre está disponible para dar soporte durante el proceso de adaptación de los perros adoptados. Pero para nosotros lo más importante es que es una persona comprometida, profesional y con un sentido enorme de la honestidad. Raúl, además, no solo colabora con Benemeritvm, también ha colaborado y colabora con muchas causas relacionadas con el mundo del perro; y lo más importante, lo hace por ellos.

Pregunta.- Te acompaña tu perra Yuma, ¿qué hacía ella en la Guardia Civil?

Respuesta.- Sí, esta es Yuma, una hembra de Pastor Belga Malinois de 3 años, la raza más habitual para el trabajo. Ella inició su especialización en la detección de drogas y estuvo trabajando un tiempo, pero perdía interés en las búsquedas, así que la dieron de baja. Yuma se ha adaptado fenomenal, me acompaña atentamente mientras toco el piano y se lleva genial con Dante, mi otro perro adoptado de una protectora. La verdad que es una perrita sensible y muy cariñosa, está hecha para los mimos, ¡se lleva bien hasta con gatos!

Pregunta.- Yuma no reunía los requisitos para trabajar ¿cómo se forma un perro detector?, ¿qué cualidades deben tener?

Respuesta.- Yo creo que Yuma lo tenía claro, ¡no quería trabajar! (ríe). Los “agentes caninos” son seleccionados desde cachorros por sus capacidades físicas y predisposición al trabajo. Deben ser perros sin inseguridades, con elevado instinto de presa e interés por el juego. Todos estos aspectos se trabajan desde sus primeras semanas de vida y con una buena socialización. El adiestramiento comienza con la obediencia básica, la creación del vínculo “perro-guía”: durante este periodo aprenden a sentarse, a acudir a la llamada, a soltar cuando se les indique, o a permanecer junto a su guía. Después se trabaja la “asociación” y el “marcaje”: el perro aprende qué sustancia debe localizar con el olfato y cómo señalizarla (sentado, estático, tumbado, ladrando…). Siempre se adiestra a través de un refuerzo positivo para él como la comida o un juguete. Es un juego: está buscando un juguete que huele a una determinada sustancia y cuando la encuentra recibe su recompensa.

Pregunta.- Tu profesión es muy diferente y llevar una asociación implica una importante inversión de tiempo, ¿qué te aporta Benemeritvm?

Respuesta.- Es fácil de explicar. Bueno… no necesitaría explicarlo si cada persona que me preguntase pudiera acompañarme en una adopción o en algún evento en los que participamos. La satisfacción de un buen hogar para los perros, la ilusión de las familias, compartir con compañeros o la gratitud que recibes… Todo eso no se mide en tiempo o esfuerzo, no se calcula, simplemente te hace feliz. Además, siento que me ha permitido unir dos facetas importantes: mi sensibilidad por los animales y mi admiración por la profesión.

Pregunta.- Demos un giro, Ferrer-Dalmau, ¿cómo conseguiste que Augusto se involucrase con este proyecto?

Respuesta.- La Benemérita, sobre todo a caballo, sabemos es una de las temáticas pictóricas de Ferrer-Dalmau. De hecho, la última ocasión en que coincidimos fue en la presentación de El saludo, para el nuevo museo de la Guardia Civil. Pero, ¿y Don Pelayo? ¿Regimiento Asturias? Tengo mucho cariño por Asturias. La primera victoria, sobre la batalla de Covadonga… tras quedarme durante rato mirándola fijamente en una de sus exposiciones, me atreví a preguntarle de forma anecdótica si alguna vez había pintado a algún guardia civil con un perro de servicio (sonríe).

Pregunta.- Y para terminar, Ana, ¿te gusta la pintura?

Respuesta.- Claro, y me encanta la historia, muchísimo, y es impresionante poder introducirte en ella a través de las obras de Dalmau. Mirarlas es una mezcla de sensaciones. Su gran realismo logra teletransportarte a esa escena en concreto, tu mente automáticamente se la imagina en tiempo real y te provoca curiosidad por descubrir más sobre ellas. Vamos, no solo las admiras, ¡aprendes! No sé si soy capaz de trasmitirlo, pero Augusto es una “persona patrimonio”; es un verdadero honor haberle conocido.

Entradas recomendadas