Eduardo Martínez Rico

María Fidalgo Casares (Ferrol, 1964) es una mujer de enorme personalidad, destacada historiadora del arte, doctora en esta disciplina por la Universidad de Sevilla, crítica artística y literaria, con decenas de distinciones y más de cien publicaciones, se asoma con gran éxito a las páginas de Zenda. En 2018 ingresó en la Academia Andaluza de la Historia por la provincia de Sevilla.

María Fidalgo escribe en prensa con dinamismo y pronuncia sus conferencias con profundos conocimientos y especial amenidad. Pero hoy la entrevisto porque, entre otras facetas, es sin duda la máxima experta artística en la obra de Augusto Ferrer-Dalmau. Asesora, redactora de comunicaciones… ha colaborado en varios libros sobre el pintor y firmado otros como autora. Ha sido asímismo comisaria de varias de sus exposiciones. Sus conferencias en las redes tienen decenas de miles de visitas.

María forma parte del selecto grupo de personas más cercano a Augusto Ferrer-Dalmau. Un grupo formado entre otros por el escritor Arturo Pérez-Reverte, el periodista de ABC Jesús G. Calero, el editor Lucas Molina o el marchante del pintor Manuel Rafael Gutiérrez. Su formación como doctora en Historia del Arte, sus estudios sobre el pintor, el entendimiento entre ambos y un especial ojo crítico de sinceridad aplastante —algo que valora mucho el artista—, le han hecho gozar de un puesto que sin duda es privilegio.

Pregunta.- ¿Cómo le empezó a interesar la obra de Augusto Ferrer-Dalmau?

Respuesta.- Tuve la inmensa suerte de conocerlo por azar. Vi unas imágenes suyas de soldados carlistas que me impactaron. Pensé: “¿En qué museo estarán estos cuadros fantásticos que yo no los conozco?” Me lancé a buscar… ¡hasta que descubrí que era un pintor vivo! No me lo podía creer. ¡Y que tenía mi edad! Me faltó tiempo para ponerme en contacto con él. La verdad, desde el primer momento hubo una corriente de simpatía entre los dos. Por mi parte, por encontrar un rara avis con esos valores que yo pensé que jamás volverían al arte español, y creo que por la suya porque fui la primera persona que analizó sus cualidades desde el punto de vista puramente artístico. Hasta entonces solo se ponderaba en sus obras el valor histórico-militar.

Pregunta.- ¿Qué destacaría de él como pintor?

Respuesta.- Muchas cosas, pero si tuviera que quedarme con una es con su valentía. Apostar por un género obsoleto, sociológicamente incómodo, y afrontar una carrera en solitario, sin círculos ni subvenciones. Tenía todo en contra y su pasión y patriotismo han sido recompensados: haber llegado donde ha llegado en estas circunstancias es único en la pintura española

Pregunta.- Ha trabajado con él en varios libros. ¿Cómo fue esa colaboración?

Respuesta.- Magnífica. A los que nos apasiona la Historia de España y el Arte, no puede haber obras más inspiradoras que las suyas. El primero que escribí en solitario fue todo un reto. Pues bien, las palabras me salían solas. Era ponerme el cuadro delante y los párrafos se sucedían sin corrección. Creo que ha sido lo mejor que he escrito, junto a algunos capítulos de su monografía. Para hacer justicia a su obra los cuadros no se pueden analizar exclusivamente centrándose en lo que pinta, sino que como artista hay que valorar cómo pinta, y ése es mi cometido.

Pregunta.- Como especialista en arte. ¿Cómo considera el actual panorama artístico?

Respuesta.- Creo que hay dos mundos. Por un lado, el arte oficial que está absorbido por una vanguardia que tiene más que ver con el mundo de la instalación, performance, o incluso la decoración, que lo que se considera arte con mayúsculas. Además, la pena es que la vanguardia ha “ fagocitado” a los pintores académicos y los nuevos historiadores y críticos de arte han sido formados en esta tesitura… Sin embargo, existe un arte “de verdad” que gusta y es el que la gente reconoce como tal… y afortunadamente pintores magníficos van labrando su carrera al margen del arte oficial y están teniendo reconocimientos. Podía citar a Hernán Cortés, Ricardo Sanz, Raul Berzosa, De la Rúa, Pascual de Cabo…

Pregunta.- ¿Cree que con las nuevas tecnologías digitales la pintura puede sufrir un retroceso?

Respuesta.- No. Al menos en el mundo de la pintura histórica. La tecnología digital alcanza la perfección estética, pero es fría y no transmite. Tiene su sitio y crecerá pero la pintura clásica se mantendrá. Hay una frase de Pérez Reverte que me encanta… “ la pintura de Augusto es más verdad que un documento o una fotografía”

Pregunta.- En los últimos años han ido cerrando galerías de arte ¿el mercado del arte está en crisis?

Respuesta.-Pienso que las grandes galerías venden como inversión, de artistas de moda o favorecidos por el mercado. Se compraba un cuadro como quien compraba un paquete de acciones. Por ello, no se necesita una tienda física. Supongo que el mundo digital y de las redes se ha impuesto. Lo hemos visto hasta en las sucursales bancarias.

Pregunta.- ¿Qué le parece que el arte sea inversión especulativa?

Respuesta.-No es por “ barrer para casa”, pero ya hay inversores de arte moderno que están adquiriendo obras de Ferrer-Dalmau. Me parece una gran apuesta porque —guste o no— es un pintor único que ha creado escuela y ha resucitado un género. Sin embargo, creo que invertir en un pintor vanguardista que debe su prestigio a factores extra artísticos… ahí sí hay un riesgo a medio plazo que se desplomen los precios y no valgan nada.

Pregunta.- La Fundación Arte e Historia Ferrer Dalmau está apostando por crear un taller de artistas clásicos, ¿Piensa que esta iniciativa era necesaria?

Respuesta.-Era muy necesaria. Sinceramente, todo el entorno de Augusto estábamos preocupados. Estábamos viendo que lo que hacía era único y !tan necesario! y sobre todo !tan valioso para la recuperación y difusión de la Historia! Pero cuanto más pintaba, más nos dábamos cuenta de lo que le faltaba por pintar. Y cuando desapareciera ¿qué pasaría? De hecho, han surgido ilustradores y aficionados que van cubriendo esos huecos, pero claro, necesitábamos iconografías de calidad. Un episodio histórico se merece ser pintado por un pintor de altura. De lo contrario es desmerecerlo. Llegamos a insistir a FD para que abriera un taller, sobre todo cuando tenía ya años de encargos….- yo le decía “ Zurbarán tenía cien operarios. ¿por qué tú no? “… Y él no lo veía claro…. Tuvimos la suerte de que visitara con Pérez Reverte la Fundación Grecov y entonces vio que eso sí es lo que quería.. No era un taller “de operarios”, sino era una gran academia de magníficos pintores que le sucederán, y que “rellenarán” como se merecen los grandes episodios históricos de la nación. Será su gran legado.

Pregunta.- ¿Qué museos considera imprescindible visitar?

Respuesta.-Prado, Bellas Artes de Sevilla, Ermitage, Louvre, por supuesto, pero me encanta el Museo Romántico, el Lázaro Galdiano, y en casi todos los museos provinciales hay piezas que merecen la pena.

Pregunta.- Para terminar, Dígame sus artistas preferidos

Respuesta.-No puedo: Además sería una lista larga y muy manida. Bote pronto, Velázquez, Ribera, Murillo, Me apasionan los historicistas del XIX, Álvarez Dumont, Pradilla… y de gallegos… Sotomayor por encima de todos y Abelardo Miguel.

Pregunta.- ¿Y de los Vivos?

Respuesta.-Sin dudarlo- sonríe- Ferrer-Dalmau.

María Fidalgo Casares

Entradas recomendadas