Universidad Nebrija

Nacido en Washington DC, de madre chilena, padre español y diplomático, Pablo Alvarez de Toledo Müller ha recorrido mucho mundo antes de instalarse en Madrid, donde trabaja como Director del Departamento de Artes de la Universidad Nebrija. Su pasión por el arte le viene de lejos, recuerda con cariño a su abuelo militar y pintor, y su padre, que le llevó desde pequeñito por todos los grandes museos del mundo, le sigue sorprendiendo a sus 91 años con su innata facilidad para el dibujo y la pintura.

Es licenciado en Bellas Artes por la Cooper Union School of Art de Nueva York, Master of Fine Arts, por la Universidad de Yale, ambas especializaciones en Pintura, pero también es Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Nebrija, investigando el carácter emprendedor del galerista de arte contemporáneo. El arte y la enseñanza son claramente sus pasiones a las que ha dedicado gran parte de su vida, y que siguen marcando su camino profesional. Tiene una profunda vinculación con la Universidad Nebrija, Institución exigente e innovadora, donde ha tenido la fortuna de poder desarrollar programas pioneros en el panorama universitario español, como son grado de Artes Escénicas en 2008,  y el Máster en Mercado del Arte y Gestión de Empresas Relacionadas en 2005. Ahora en 2022, como Director del Departamento de Artes, es responsable del desarrollo e implementación de un otro programa también inédito y único en España, el Máster en Formación Permanente de Pintura de Historia Ferrer-Dalmau, en el que lleva muchos meses trabajando, codo con codo con la Fundación Arte e Historia Augusto Ferrer-Dalmau.

Pregunta.- Pablo, ¿qué supone para ti este programa Máster en Pintura de Historia?

Respuesta.- Desde un punto de vista profesional, este proyecto confirma el hecho que la Nebrija es una Institución atrevida y abierta a nuevas ideas. Eso dicho, lo que es un verdadero lujo, es que la Fundación Arte e Historia Augusto Ferrer-Dalmau se haya fijado en nosotros, en nuestra Universidad, para desarrollar una iniciativa como la del Máster en Pintura de Historia. En este sentido, esta iniciativa supone una inmenso reto y una gran responsabilidad, pero que asumimos con gusto por la oportunidad que supone. Desde un punto de vista humano, este proyecto está siendo muy enriquecedor por la oportunidad de tratar y conocer a un artista como Augusto Ferrer-Dalmau, cuya obra habla por si sola, pero que quizás sus ideas y visión sobre las cosas, no sean tan conocidas para el gran público. También, y de esto quiero hacer hincapié más tarde, contamos con un claustro de profesores excepcional, unos artistas e investigadores de primer nivel. De todos ellos estoy aprendiendo cada día.

Pregunta.- Entonces este nuevo programa, aparte de la novedad,  es algo que encaja bien dentro de la Universidad.

Respuesta.-

Absolutamente. Este programa complementa muy bien nuestra oferta en Artes. Tenemos grados de Diseño de Moda, Diseño digital y Multimedia, Artes escénicas y Bellas Artes. Para estos últimos, el Máster en Pintura de Historia supone una especialización muy interesante.  Igualmente, es un complemento ideal para nuestro Máster en Mercado del Arte y Gestión de Empresas Relacionadas, cuyos alumnos podrán descubrir de primera mano nuevos talentos.

Pregunta.- ¿Cómo definirías la obra de Ferrer-Dalmau?

Respuesta.- La obra de Augusto es importante por muchas razones, pero ante todo es pintura, y muy buena pintura. Habrá cuadros mejor resueltos que otros, unos que gusten más, otros menos, pero lo que es innegable es que a través de sus pinceles, imaginación y esfuerzo,  ha logrado dotar de nuevo a la pintura de un contenido que fascina a muchísima gente, y esto no es nada fácil. Quien piense que solo por hacer composiciones históricas con mucho detalle y muchas banderas tiene un éxito asegurado, no entiende la pintura de Ferrer-Dalmau. No existen soluciones simples, ni trucos ni atajos en la pintura de Ferrer-Dalmau, y eso es lo que el público reconoce, su capacidad de comunicar, de hacernos viajar en el tiempo y (casi) olvidarnos que lo que estamos viendo es simplemente un lienzo con pintura esparcida sobre su superficie.

Pregunta.- ¿Pero…se puede enseñar algo tan complejo? Parece muy difícil transmitir todo este conocimiento.

Respuesta.- Ninguna enseñanza artística es fácil, pero como toda enseñanza artística, no se trata solamente de conocimiento, sino también y sobre todo de experiencia. Este programa Máster crea un entorno ideal para que los participantes puedan crecer como artistas, experimenten, aprendan y ganen confianza. Hemos reunido un claustro con lo mejor de lo mejor en el profesorado, artistas que pueden no solo enseñar, sino que su propia obra es un ejemplo de lo que predican. Sin embargo, a pesar de todas las facilidades llega un momento en el que el alumno deberá asumir la iniciativa, es decir su responsabilidad.  Dependerá de él si le salen las cosas o no. En la pintura el camino es muy lento y hay que tener paciencia. En este sentido, sí se puede enseñar el camino, lo que cuesta hacer ciertas cosas, entrenar el ojo, conocer los referentes históricos, cómo han resuelto los problemas los que han venido antes, animar y acompañar.

En este sentido Augusto Ferrer-Dalmau es muy generoso al querer transmitir su experiencia y conocimientos.  Todo el plan de estudios y las actividades del Máster están diseñadas para que esto sea así.

Pregunta.- ¿Qué se va a encontrar el alumno que se apunte al Máster?

Respuesta.- Los alumnos que se apunten al Máster van a encontrar sobre todo apoyo. Un apoyo artístico, docente y humano para que puedan durante un curso académico, desarrollar su talento. Es más, seguirán teniendo un apoyo al terminar el programa. La Fundación Arte e Historia Ferrer-Dalmau quiere seguir sus pasos y promocionar su obra. Pero hay mucho más, los alumnos van a vivir en Madrid, una ciudad segura, acogedora y con una inmenso patrimonio artístico y cultural.  Tendrán la oportunidad de ir al Museo del Prado una y otra vez para descubrir a los grandes maestros, pero irán como profesionales, no simplemente como visitantes. Lo único que no va a encontrar el alumno del Máster, son excusas para no trabajar. Todo está diseñado para que tenga una experiencia única y enriquecedora que le transformará positivamente para siempre.

Pregunta.- ¿Dónde van a pintar los alumnos?

Respuesta.- Cada alumno tendrá un espacio individual al que tendrá acceso las 24 horas del día, incluidos los fines de semana. Es un espacio en Madrid, muy bien comunicado, con seguridad, mucha luz, terrazas, y diseñado para que sea una especie de residencia artística. Allí cada alumno tendrá su pequeño estudio, con su caballete, mesa, silla, estanterías,

Pregunta.- Has mencionado al claustro, hablemos de él. ¿Qué hace que sea tan especial?

Respuesta.- Creo sinceramente que los alumnos son unos privilegiados. Hay varias asignaturas que llevan bastante teoría y cuyo objetivo es contextualizar la Pintura de Historia. En estas asignaturas fundamentales, María José Solano y David Nievas aportan una gran experiencia. Por ejemplo, María José Solano es cofundadora de Zenda ediciones y trabaja con Arturo Pérez Reverte, que por cierto, colabora activamente en el Máster. David Nievas, sin más ni menos, es el asesor histórico del propio Ferrer-Dalmau, un apoyo indispensable para el desarrollo veraz de sus cuadros.  Para la asignatura del Rostro humano y el retrato, quien mejor que Ricardo Sanz, pintor de la Casa Real, y María Bisbal, discípula  de otro gran maestro como es Hernán Cortés. Para la representación del  cuerpo humano y del mundo animal, en especial el caballo, contamos con Erick Miraval, especialista en la renovación de las técnicas pictóricas tradicionales y con una mano fuera de lo normal. Con el  artista chileno Mario Pavez se asegurarán que tienen todo lo que hay que tener para pintar correctamente, en la asignatura de procedimientos, y les guiará en el desarrollo del proyecto personal. Tenemos el contexto histórico, el rostro y la figura humana, el mundo animal y los procedimientos pictóricos, pero faltan los entornos, el espacio en la narrativa histórica, y para ello contamos con Alexandra Semenova, artista rusa afincada en Madrid, cuyas ilustraciones son el mejor ejemplo de la creación de espacios que apoyen el hecho pintado. Ya por último, en la asignatura de Composición, como no puede ser de otra manera, y a modo de recapitulación,  está Augusto Ferrer-Dalmau, que junto con mi ayuda, hará hincapié en la importancia del equilibrio y de las reglas que rigen la experiencia visual en la pintura de Historia, para que los alumnos logren la máxima expresividad en sus trabajos finales.

Pregunta.- Por último, se ha comentado que este Máster es único en España. Cuáles son las razones de esta singularidad.

Respuesta.- La razón principal es por qué contamos con el mejor, es decir con la visión y experiencia de Augusto Ferrer- Dalmau, el «pintor de batallas», uno de los máximos exponentes a nivel mundial del género de la pintura de historia.  En segundo lugar, este Máster en Pintura de Historia es un programa doblemente necesario hoy en día. Primero: no existe en el ámbito universitario español, ningún programa máster que ofrezca la oportunidad a los estudiantes, de especializarse en la práctica tradicional de la pintura y dibujo figurativo. Segundo, este aprendizaje práctico de taller, tiene como fin no solo mejorar la técnica pictórica de los participantes, sino aprender a investigar, reflexionar, imaginar y recrear a través de la pintura, hechos, momentos, eventos y hazañas de nuestra historia. Por lo tanto, el Máster en Pintura de historia Ferrer-Dalmau, mirando hacia el pasado para recuperar una tradición pictórica basada en la elaboración de recreaciones de hechos históricos de todo tipo, se convierte en una propuesta formativa de absoluta vanguardia y que abre la posibilidad a dotar de un nuevo contenido a la pintura contemporánea.

A través de sus cuadros, los participantes del Máster investigarán y pondrán en valor, al igual que hacen los escritores y cineastas, en sus novelas, series de ficción, o películas, hechos y hazañas de nuestra historia, brindándonos la oportunidad de aprender sobre ellas y revivirlas a través de las imágenes.

Pregunta.- Muchas gracias y espero que sea todo un éxito.

Respuesta.- Gracias a vosotros y deseamos de todo corazón que así sea. Esta iniciativa llega en un momento en el que es muy necesaria. El arte tiene el poder de transformar a las personas y hoy en día, más que nunca, necesitamos  la imaginación de los artistas para que nos hagan soñar y pensar que podemos construir un mundo mejor. Esperamos contribuir con este programa a que así sea.

Pregunta.- Ha hablado usted varias veces de la «suscripción popular», ¿podría darnos algún detalle?

Respuesta.- Nuestro propósito inicial era y es que el monumento sea un poco de todos y para ello nada mejor que la más amplia y abierta suscripción popular. Este sistema abre las puertas a todo aquel quiera participar, dando igual bienvenida a grandes o pequeñas aportaciones. Para ello se contó desde el principio con el apoyo de la mayor parte del denominado «mundo Tercios», empezando por la entusiasta Asociación «31 de enero Tercios» a la que acompañan en el esfuerzo la Asociación «Amigos del Camino Español de los Tercios» y la Fundación «Tercio de Extranjeros».

Fue la primera de esas Asociaciones y en concreto su presidente Juan Víctor Carboneras el que lanzó la campaña de subscripción popular a finales de enero. Duró hasta el 28 de mayo de 2022 y contó con todo tipo de garantías legales, incluida la de que, por tomar parte en ella, de acuerdo con la cuantía de la aportación se obtendrán diferentes beneficios además de la desgravación fiscal contemplada en la Ley. 

La aportación, dentro de esta campaña, puede hacerse por Internet a través del ya mencionado enlace «pon una pica en la Castellana» y por transferencia bancaria a la cuenta de la Fundación «Tercio de Extranjeros».

Pregunta.- Y ¿cómo va esa campaña que menciona?

Respuesta.- Con sinceridad, muy bien. A primeros de junio alcanzamos una cifra equivalente al tercio del coste del monumento lo cual nos pone en una posición inmejorable a la hora de afrontar las siguientes iniciativas que incluirán la venta de objetos de recuerdo, copias en miniatura de las esculturas que forman el monumento y otras similares.

Pregunta.- General, en un par de ocasiones hemos hablado de apoyo institucional, déjeme que le pregunte ¿con que trabas se ha enfrentado la FFD en este proyecto? ¿Con que apoyos cuenta?

Respuesta.- La Fundación decidió asumir las tareas de apoyo institucional que en su momento se realizaron desde el Estado Mayor de la Defensa y que habían contado, a principios de 2018, con el beneplácito del propio Ministerio de Defensa y, ya en 2019 tras la llegada a la Alcaldía de Madrid de José Luis Martínez-Almeida, del Ayuntamiento de Madrid.

De ese modo recuperamos el impulso perdido y conseguimos el apoyo de la Comunidad Autónoma de Madrid y del Ayuntamiento de la capital que resultan clave en un proyecto de esta envergadura y que, por ello, ha de superar esas trabas burocráticas inevitables en la España de hoy.

También contamos con el apoyo de las Fuerzas Armadas, tal vez sea mejor indicar, de sus miembros. La verdad es que, si bien no hemos conseguido un apoyo institucional, si hay un elevado número de militares, tropa, suboficiales y oficiales que están apoyando tanto económicamente como en la difusión del proyecto.

Pregunta.- Ya vamos acabando, mi general, ¿hay algo más que quisiera añadir para ayudar en su difusión del proyecto y de su importancia?

Respuesta.- Han pasado cuatro años desde aquel desfile por la Castellana de Madrid; ahora la Fundación Arte e Historia Ferrer-Dalmau está a punto de, con el apoyo de algunas instancias oficiales y de la colaboración de las Asociaciones «31 de enero Tercios» y «Amigos del Camino Español de los Tercios» y de la Fundación «Tercio de Extranjeros», hacer posible el sentir popular y de conseguir que en la capital de España se erija un monumento a aquellos Tercios.

Nuestro propósito es que el monumento pueda satisfacer a los admiradores de los Tercios que tanta gloria dieron a nuestra nación, a los amantes de nuestra historia y, en general, a todos los españoles. 

Somos conscientes de que estamos tratando de saldar una deuda de gratitud con los soldados que se encuadraron en aquellos Tercios y de que lo hacemos con 300 años de retraso. Eso no obsta a que lo hagamos con la misma ilusión con la que lo haríamos siglos atrás si estuviéramos leyendo las nuevas traídas por mensajeros a caballo en las que se hablase sobre el milagro de Empel o sobre la noche de Goes.

“Los alumnos que se apunten al Máster van a encontrar sobre todo apoyo. Un apoyo artístico, docente y humano para que puedan durante un curso académico, desarrollar su talento.”

Pablo Álvarez de Toledo Müller

Entradas recomendadas